#HowYouMetLauraLlo: De mi seguidora inspirada por una copa de vino tinto

Publicado el 4 de Octubre en Ficciones peligrosas | Sin comentarios

Acordamos reunirnos en un barcito de nuestra mágica y encantadora zona colonial. Era un día lluvioso y las bestias salvajes que se desatan en las calles de Santo Domingo los días así hicieron que incumpliera con la puntualidad que me caracteriza.

Cuando por fin logré llegar al Bar, di una pequeña miradita y decidí sentarme en una mesa que estaba desocupada a escribirle para ver si estaba allí pero luego pusieron una de mis canciones favoritas del Maestro Joaquín Sabina y me animé enseguida a hacerle una seña al bartender para que preparara un trago. Cuando miro a mi derecha está esta chica de piel canela, cabello corto y con los labios pintados de rojo matte y unos lentes tipo hipster cantando “Y si protesta el corazón, en la farmacia puedes preguntar: ¿tiene pastillas para no soñar?” Sin dudarlo halé la silla que estaba junto a ella, me senté y le dije: hola Laura. Empezamos a hablar como dos amigas de la vida entera que se reencontraban y solo estaban poniéndose al día. Le conté que hace un tiempo había iniciado un blog, no tan bueno como el de ella claro está, simplemente era mi lugar de desahogo. Y le pregunté que tendrá esa combinación de par de copas de vino y un corazón roto que nos inspiran a escribir sin parar; ella solo sonrió, no de esas sonrisas que uno da cuando no tiene nada mejor que agregar si no de esas sonrisas complacientes que te hacen sentir entendido.

PS.



De mi seguidor JML: #HowYouMetLauraLlo Para sorpresa del destino

Publicado el 31 de Julio en Ficciones peligrosas | Sin comentarios

Era una tarde casi noche de otoño cualquiera, en uno de esos lugares donde puedes disfrutar hasta el silencio. Sentado como de costumbre en el mismo sillón al lado del ventanal disfrutando París era una fiesta de Hemingway,  un embriagador café y de fondo se deja sentir un bolero de  Sabina  como un explorador.

Roba poderosamente mi atención aquella silueta delgada de líneas suaves y delicadas, me distraigo buscando su rostro. Sentada de piernas cruzadas, unos hermosos rizos castaños claro, ojos miel como fuego que incineran mis sentidos, labios delgados pero cautivadores, degustando un moca escribiendo en su notebook. Me valgo del camarero y le envió una nota discreta  - He perdido por completo el interés de seguir leyendo desde que entraste-  seguido de una excusa absurda,  -¿Te conozco?- Levanta la mirada lentamente y me brinda  una hermosa y picara sonrisa como quien dijese eso quisieras, realmente no fui tan atrevido como parecía, hasta el momento que decidí aventurarme hacia su mesa como quien busca confirmación a lo que su mirada incandescente decía, de pie frente a ella con mirada firme y decidida le digo  -Disculpe si soy inoportuno y peco de atrevido,  ¿me aceptaría una copa de rosé y una charla amistosa?, disfrazo de inocencia la verdadera intención de mi propuesta, duda unos segundos pero acepta la invitación, pido una botella de Laus Flor de Merlot.



¿Y dónde está el piloto?

Publicado el 21 de Julio en Diario de Laura | Sin comentarios

Aún recuerdo esa película que veía repetidas veces en televisión en mi infancia. “¿Dónde está el piloto?”. Era una comedia americana extravagante, que a mi edad resultaba graciosa. De ahí, y en esa niña precoz que albergaba… me fijé en los uniformes de los pilotos. Y cuando adquirí más edad y comencé a transitar aeropuertos y hoteles decidí que alguna vez debía tener un romance con un piloto.

No es de extrañar entonces que me llamara la atención esa foto de un seguidor que debe ser reciente, pues nunca antes habíamos interactuado. No lo pude evitar y escribí un comentario que entiendo fue respetuoso, y puso un gentil like.

Horas más tarde, estando ya en mi computadora en casa, vi su foto sin uniforme. Admito que entré a revisar sus fotos, su muro. Encontré una mirada que café oscuro me absorbía, me ataba a ella despertando mi curiosidad. Lo prefiero con barba, sin duda… Me llenó de inquietud ese misterio. Esos rasgos varoniles, de oriente medio, esa mirada firme y tierna, al mismo tiempo. Su cadenita, su pelo que invita  a hundir los dedos en ellos…



#HowYouMetLauraLló: De mi seguidor Don Julián Chiví: Hamburguesa artesanal y 7 palabras

Publicado el 17 de Julio en Ficciones peligrosas | Sin comentarios

Un día caluroso  de verano, en una isla del Caribe donde a pan y circo trabajamos casi todos en la vida, tenía la necesidad de ir a mi rincón especial. Ese lugar donde la luz es tenue, el vino exquisito y la tranquilidad siempre me permite tener un contacto con mi musa, la que me saca el arte y la pasión por escribir. Pero había algo inusual, alguien que cautivó mi lugar favorito y dentro de esa chispa de incomodidad y enojo la veo interesante y me acerco.

“Hola sabes que estás en el lugar exacto donde yo me inspiro siempre pero creo que si algo te trajo sería para que la inspiración de ese pelo riso y esos ojos color miel iluminen la mente de este pobre idiota que cuenta historias pero casi nunca encuentra un suspiro por el olor de una aparente escritora, quien no se decide si mandarlo a volar o darle una oportunidad al atrevido que con estilo le pide acompañarla”.

“Siéntate y tienes tres preguntas si son interesantes tienes cinco minutos pero no creo que sean tan buenas como para durar toda una noche cautivando a la extraña que con ojos miel se sienta pide vino de California no fuma pero come muchas nueces” a las que le pregunto…

-¿Cuánto haces que dejaste de fumar y por qué? Ella mira con los ojos grandes, sorprendida a lo que responde: ¿Nos conocemos? 



#HowYouMetLauraLlo De mi seguidor M.A.A.M: Encuentro en La Cafetera

Publicado el 10 de Julio en Ficciones peligrosas | 1 Comentario

Me puse una de las camisas que más me gustaban, la combiné con el pantalón, me llené de ilusión, me perfumé, al espejo me miré y me dije; estoy listo para verme con ella. Hacía tiempo que esperaba este momento, así que no podía estar más contento. Salí y a la famosa y frecuentada Cafetera me dirigí. Era este uno de los lugares más visitados y conocidos de La Zona Colonial.

Ella, la protagonista de mi cita, era todo un misterio para mí, Laura Lló, conocida escritora, sensual y atractiva, así me la imagino yo, de mente abierta y con una prodigiosa inteligencia. Llegué, pedí un café y a esperarla a ella me senté. Pasaron más o menos diez minutos cuando apareció a la puerta de la Cafetera una mujer elegante, segura de sí misma, con una mirada penetrante, pelo castaño hasta los hombros, labios bien definidos, sensuales y atractivos.

Miró hacia el lugar donde me encontraba y enseguida supe que era ella, me había quedado muy corto en mis expectativas, su cuerpo parecía hecho a mano y moldeadas las piernas que lo sostenían.



<<Anteriores