Lo mas parecido a un flechazo II

Publicado el 15 de Abril en Diario de Laura | Sin comentarios

No paraba de recrear aquella escena. Esas escasas palabras, esos minutos prolongados por las ganas de quedarnos conversando. La evidencia a pleno día de que nos gustábamos. De que nos encontrábamos ante un encuentro descisivo, porque una vez me entregara el carro pudiera ser que nos viéramos nunca más, o que tardáramos demasiado.

Qué era eso que me había despertado algunas fibras de mi corazón de palo. Detrás de las heridas, algo de pronto latía. Reconocía aquello, remoto, distante, pero que nunca se olvida. La distracción esa... los pases veloces de ilusión a melancolía...el aviso claro de que no se trataba de un hombre más, de que aquel encuentro era importante, estaba escrito, necesitaba manifestarse.



Lo mas parecido a un flechazo

Publicado el 12 de Abril en Diario de Laura | Sin comentarios

He llegado a casa con la sensación de algo se encendió en el cielo. Ese hombre me atrajo desde el primer instante, como siempre que alguien me gusta.

Me sorprendió pues los prejuicios hacen a una olvidar que hay talleres con hombres atractivos, de nivel cultural alto,  ah, y tigueraje.

Después de dos encuentros estrictamente profesionales, cuando fui a arreglar el choquecito de mi carro, el sábado me tocaba ir a recogerlo. Libre de la ropa de trabajo, escogí  unos shorts bastante explosivos, matizados por una camiseta casual y unas sandalias bajitas.



Ese momento...

Publicado el 30 de Marzo en Diario de Laura | 1 Comentario

Hay ese momento en el día. En los días. No en todos.  Ese momento en el que hay que parar con todo lo que se esté haciendo y en donde sólo queda bajar la cabeza y admitir que nada podemos hacer para evitarlo.

Nos inunda. Se nos estaciona en algún lugar entre el vientre y el pecho. Y nos duele.

Es el momento para reconocer que ese dolor aún no se ha ido. Que está, que late. Que se pregunta por qué, como un niño que no entiende ciertas cosas. En ese momento no valen demasiado las justificaciones racionales. Todo aquello que grita que todo está claro. Que era imposible. Que lo sigue siendo. Que no hay absolutamente nada qué hacer, ni queriendo.



No eran tú

Publicado el 24 de Marzo en Diario de Laura | Sin comentarios

Ese no eras tú. Ni aquel. Ni el otro. Pero todos fueron tú por unos segundos. Como si tu presencia anduviera por todo lo largo de Ríos Rosas, y doblara por Ponzano, o por Alonso Cano.

Iban de traje, eran morenos y altos. Pero no eras. No eran tú.

No éramos nosotros los que se miraban e intentaban impresionarse en la barra de La Lumbre; ni los que se comían la noche en tapas en Alipio Ramos, ni los que hablaban sin más en la barra del “fashion” de Ríos Rosas y Ponzano.El resto, era el ocaso que se apozaba lentamente sobre los tejados. Era el blanco hueso con el hierro de los balcones. Era el simple atardecer de un día fresco.



Diario de una Exloba: El vecino II

Publicado el 19 de Marzo en Diario de Laura | Sin comentarios

Por segunda vez en la semana llegamos al mismo tiempo. Ayer no, pero hoy sí que lo pensé. Mientras me parqueaba miré si estaba su carro y lamenté que esta noche no coincidiéramos. Y justo ahí entró. Bajé la velocidad de mi salida del carro poniéndome a doblar una pañoleta, pero me bajé antes. Pensé que sería un indicador ver si dilataba él su salida para evitarme, o por el contrario, aceleraba. Intenté recuperar la naturalidad.

Entré y le di al botón de subir. Estaba en el último piso. Más tiempo, pensé. En eso entró. Como quien lo estuviera esperando le dije sin quitar mi vista del ascensor:

-¿Tú trabajas conmigo?

A lo que él contestó: Parece.Como siempre, estaba radiante, perfecto...bronceado, con sus ojos verde amarillosos, de ese color que llaman "del tiempo"... ¿Cómo puede este hombre siempre lucir como si acabara de bañarse?, pensé.



<<Anteriores